viernes, 24 de abril de 2009

La Auditoría Superior de la Federación, me quito el sombrero

Una verdadera cultura democrática se sustenta en un gran principio: el pueblo manda, y el mandatario obedece, rinde cuentas y se somete a la fiscalización superior.

Este es un párrafo del mensaje con el que la Auditoría Superior de la Federación acompañó su informe sobre la cuenta pública del 2007, del que hemos hablado aquí en relación al tristemente célebre Instituto que nos ocupa. Es una bocanada de aire fresco leer este tipo de cosas en un clima político de tan bajo nivel como el que tenemos alrededor. En ese mensaje la Auditoría Superior de la Federación habla de compromiso con la sociedad, de contribuir en la construcción de un mejor país en beneficio de todos. Y de cosas ya casi mitológicas como el ejercicio de la ética política y el compromiso con la verdad.

A mí me regresa la esperanza, pues: pareciera que hay gente allá afuera ensuciándose las manos, literalmente trabajando en limpiar el mugrero nacional y quienes a pesar de todo lo que seguramente viven como enemigos de los corruptos siguen siendo capaces de ver los ideales que están detrás de lo que hacen.

En fin, en esa relectura que estuve haciendo de la Auditoría 2007 revisé también el Resumen Ejecutivo, que es el documento en donde se relatan sólo los hallazgos más notables de TODA la cuenta pública nacional. Y bueno, pues con la novedad de que en la sección IX del Resumen Ejecutivo, que se refiere al Sector Salud, sólo se mencionan tres instituciones, que son aquellas en las que se encontraron las peores faltas y/o la mayor cantidad de dinero desaparecido.
¿Saben cuáles son? El IMSS, el ISSSTE y el INMEGEN. ¿Se imaginan de qué tamaño son las faltas de este último, un Instituto de 200 empleados, como para estar compitiendo en irregularidades/transas/faltas administrativas con los dos monstruos (en cuanto a tamaño) que son el IMSS y el ISSSTE? Sí, tienen talento esos muchachos, cómo no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada