lunes, 26 de octubre de 2009

No, gracias

Si entiendo bien uno de los últimos comentarios recibidos, se me está retando a una especie de duelo: "te propongo que en menos de 6 meses nos organicemos para realizar un foro abierto de discusión si es que en verdad te interesa tanto el desarrollo de la ciencia en México". Y si no organizo lo que el hombre quiere es porque nomás me gusta el chisme.
¿No será que el motor de tan largo comentario es la ilusión de tirarle un rollo personal a una audiencia en vivo?
No, mi estimado, declino tu invitación plagada de insultos: en este mundo están por un lado los que viven para discutir y por otro los que emprendemos misiones limitadas pero concretas. Yo, francamente, paso.

Como sea, cae en buen momento, porque si esto es lo que va a empezar a germinar aquí ahora, capaz que es mejor cerrar el lugar. Queda el blog como archivo, desde luego, porque esa era la idea: documentar y difundir hechos verificables. Uno sigue al pendiente pero los tiempos cambian.

Gracias a los compañeros de camino. Ojalá haya volado alguna chispa y haya iniciativas nuevas.

3 comentarios:

  1. Se desinfló el bloguero, este cuate creo que cobró su nomina en la oficina de cordova, no se les hace sospechoso su zalamero Sr. Srio... Ahora si se le vio contento al Sr. Srio...uhhh. Mira ahora que le dieron argumentos se desinflo y argumenta que le ofendieron los "infundios" del negro, bahh que le cuente el cuento a sus hijos, este bloguero trae cola, lástima que de argumentos de que se sintió "ofendido" para terminar el blog, se le acabó la nómina, se fue GJS. Y da argumentos estúpidos para irse...

    ResponderEliminar
  2. Suena esto a despedida, si es así solo me resta felicitar sinceramente al autor de este blog que, con argumentos e información bien documentada, responsable y patrióticamente difundió como un autoritario, prepotente y corrupto pseudocientifico -con la promesa de tener la cura a todas las enfermedades que aquejan a los mexicanos- engañaba a la opinión pública.

    ResponderEliminar
  3. ¿Por qué si el presidente Calderón presentó con bombo y platillo el mapa del genoma del mexicano, su titular dejó el Instituto Nacional de Medicina Genómica? ¿Será que Gerardo Jiménez no lo estaba haciendo del todo bien? ¿Por qué habrá preferido un puesto en el gobierno de Enrique Peña Nieto? ¿Será que está pensando en el 2012? Lo único cierto es que Xavier Soberón, un genetista de carrera que entró al quite, allí tendrá mucho trabajo.

    ResponderEliminar